www.arielbuttini.com.ar

martes, 10 de mayo de 2011

Murió el joven herido por una bengala en un recital de La Renga

Miguel Ramírez, el joven herido por una bengala en un recital de La Renga, finalmente no pudo recuperarse de las lesiones que recibió y falleció a las 13.30 de ayer, tras pasar nueve días hospitalizado en la localidad platense de Melchor Romero. La noticia fue confirmada a la agencia de noticias Télam por el director del hospital, Egidio Melía.
Ramírez tenía 32 años y dos hijos y el sábado 30 del mes pasado concurrió junto con familiares a ver el recital en el autódromo Roberto Mouras de La Plata. Sobre el final del primer tema, el fogonazo de una bengala impactó en la parte derecha de su cuello. Fue trasladado al hospital inconsciente, donde su cuadro clínico empeoró y sufrió varios paros cardiorrespiratorios hasta su fallecimiento.
Al enterarse de la tragedia, los integrantes de La Renga decidieron suspender el show que tenían previsto ofrecer para el sábado que pasó en Resistencia, Chaco.
El caso provocó inmediatas repercusiones en el mundo del rock. Carlos “El Indio” Solari, ex líder de Los Redonditos de Ricota, le pidió a los jóvenes mediante un comunicado que se abstengan de llevar bengalas a los recitales. Flavio Cianciarulo, bajista de Los Fabulosos Cadillacs, también lamentó el uso de bengalas.
De acuerdo con las primeras versiones, el artefacto de pirotecnia que le provocó la muerte sería una bengala del tipo naval, que salió a muy corta distancia de donde se encontraba el hombre herido. Se habría incrustado en el cuello de Ramírez, provocándole una lesión desgarrante en el lado derecho. También le ocasionó quemaduras en el hombro y partes anterior y posterior del tórax.
fuente1

Ultimo momento:
Un fan de La Renga habría visto al autor: "Pude ver todo porque estaba en mi silla de ruedas. El pibe estaba re borracho", contó.

El cuerpo de Miguel Ramírez soportó la agonía durante diez días. Sobrepasó varios paros cardíacos y serias complicaciones que lo dejaron con un edema cerebral grave y un coma profundo. Hasta que su cuerpo dijo basta. El hombre, de 32 años, dejó en el camino a dos hijos pequeños y un tercero por venir. Tenía esposa y familia. Fue víctima de la idiotez humana.
Una bengala náutica se le incrustó en el cuello durante la primera canción del recital que La Renga brindó el pasado 30 de abril en el autódromo de La Plata. Alguien la disparó. Alguien es el culpable.
El concierto agolpó cerca de 80 mil fanáticos. Sólo cinco testigos declararon en una causa no denunciada. Y ninguno de ellos pudo hacer un reconocimiento del autor material del disparo.
“No vi cuando el proyectil impactó en Miguel, vi quien disparó”, contó en exclusiva a 24CON Leonardo Garay, un joven que se encontraba entre el público el día del show. Según afirmó, fue testigo ocular de lo que cree, fue el principio del fin para Ramírez.
fuente2

No hay comentarios:

Publicar un comentario