www.arielbuttini.com.ar

martes, 31 de mayo de 2011

Laurie Anderson: "Si quieres cambiar el mundo, el arte no es la mejor manera de hacerlo"

"Si tienes idea de cambiar el mundo, quizás el arte no sea la mejor manera de hacerlo", ha afirmado este martes Laurie Anderson en un encuentro con los medios. La artista norteamericana llega a Madrid con el espectáculo 'Delusion', que presentará este miércoles en los Teatros del Canal de Madrid, en el marco del Festival de Otoño en Primavera.
Anderson nació en Chicago en el año 1947, aunque es neoyorquina desde mediados de los años 60, donde comparte su vida junto al músico Lou Reed. Se considera perteneciente del "circuito urbano" y declara que le gusta el mundo "tal y como es, con todas sus imperfecciones". Por ello, no utiliza el arte para mejorar la vida, sino que lanza preguntas acerca de la voluntad, la memoria y la identidad, mediante una combinación de artes visuales, música y palabra.
La artista explica que le gustan las historias que no desembocan en un final, aquellas que no siguen "el arco normal de los relatos" y que, al igual que sucede con las historias cotidianas, no tienen un desenlace claro. Uno de sus modelos y de sus héroes en la historia, afirma, es Jean-Luc Godard, quien decía que "todas las historias tienen un comienzo, nudo y desenlace, pero no necesariamente en ese orden".
Por ello, y basándose en estas palabras, 'Delusion' toma como referente las "historias apócrifas que circulan como si fueran casi rumores", cambian a lo largo del tiempo y se convierten, en ocasiones, "en una creencia". En este caso, su espectáculo se compone de 20 historias cuyo lenguaje se articula de distinta manera en cada una de ellas.
"¿Y SI ESTAMOS DIRIGIDOS POR PSICÓPATAS?"
Anderson dedica esta obra a su madre y la idea inicial se basa en las últimas palabras que dedicó a sus hujos cuando reposaba en su lecho de muerte. "Era como un discurso, como si estuviera en un estrado con micrófono, pero al mismo tiempo se interrumpía a sí misma y miraba al techo. Es desarmante ver cómo ese flujo de palabras de tu madre se va desintegrando", cuenta.
En su empeño por no respetar el oden lógico de las historias, 'Delusion' comienza por el final, un relato en el que aparecen un burro y una zanahoria, con el que la artista medita acerca del hecho de estar siempre proyectado hacia el futuro. "¿Qué hacemos cuando falla este sistema? La obra suscita muchos interrogantes sobre la forma de usar nuestro lenguaje y nuestras mentes", explica la artista.
A mediados del siglo XIX una sentencia de Estados Unidos reconoció que las corporaciones tendrían a partir de ese momento los derechos de los particulares. Por ello, Anderson también cuestiona en esta obra: "¿Si las corporaciones son personas, qué tipo de personas son?". Asimismo, añade que, si en un caso hipotético, las empresas fueran analizadas con un test psicológico, "¿qué pasaría si el país estuviera dirigido por psicópatas?".
15-M: "LO QUE SOÑAMOS PUEDE TOMAR FORMA"
Anderson considera que este ha sido muy buen momento para presentar esta obra en Madrid, donde "algo muy importante ha podido ocurrir", en referencia al movimiento del 15-M. A su juicio, la movilización mundial del próximo 15 de octubre puede tener mucho potencial, pero también puede ser volátil. "Depende de cómo se desarrolle todo, lo que hemos imaginado puede tomar forma", señala.
La artista cuenta que anoche visitó la acampada de la Puerta del Sol y declara que "fue increíble", así que volverá hoy. "Es fascinante lo bien organizados que están, algo único. Yo también estuve encerrada en la universidad en plena guerra contra Vietnam y no creía que fuera a pasar algo parecido. Es una situación muy diferente, así que hay que estar atentos, porque las reglas del juego han cambiado", señala.
Anderson afirma que cuando viaja a España no siente la depresión mental que viven otros países, como Grecia o Islandia. "La gente en España está despierta y viva, es algo extraordinario", indica. En este sentido, lamenta que los bancos hayan fomentado el "espejismo" de poder comprarse la casa y el coche más grandes y que lo que se enseña a los niños sea la necesidad de renovarse todo el rato.
"Votamos a Obama pensando que podría cambiar el mundo, pero tiene las manos atadas, nos dimos cuenta de que eso no estaba en las manos de los políticos", lamenta la artista. A su juicio, el problema de Estados Unidos es que la principal industria del país es la guerra, y no se sabe cómo se puede parar esta situación. "Está lleno de buena gente que se ha visto inmersa en esta maquinaría poderosa de la que Eisenhower nos advirtió a finales de los años 50", indica.
fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario