www.arielbuttini.com.ar

miércoles, 6 de octubre de 2010

Chavela Vargas no teme a la muerte y sólo pide que no llegue en fin de semana


Tepoztlán (México), 5 oct (EFE).- La veterana cantante Chavela Vargas, de 91 años y considerada como una de las voces legendarias de México, no teme a la muerte -aunque en ocasiones la ha sentido muy cerca- y sólo desea que no llegue en sábado ni en domingo para no fastidiarle el fin de semana a nadie.
"Yo no quiero la cosa esa de las lágrimas postreras. Que a mí no me vayan a llorar en mi tumba", dijo hoy en un encuentro con periodistas en su propia casa -con motivo de un concierto que dará el próximo viernes-, en una finca del verde pueblo de Tepoztlán, en el estado de Morelos, contiguo al Distrito Federal.
Allí, a la sombra del Tepozteco -una montaña que ha inspirado a artistas y escritores- pasa el ocaso de su vida con calma, tras décadas de turbulencia.
Recuperada de sus últimos achaques de salud, que la han mantenido alejada de los escenarios, confiesa que no le preocupa morirse. "Todos mis amigos que se han ido lo han hecho muy felices", dijo, y si la gente le tiene miedo a la muerte es "por desconocimiento", agregó.
Durante toda la charla, la cantante -en silla de ruedas y con sus eternas gafas oscuras- se mostró muy animada y bromeó en todo momento con los periodistas.
Demostró así que han quedado atrás esos meses duros en los que su frágil salud apenas le permitió pronunciar palabra en un homenaje que se le hizo en la capital y en la presentación de su último disco, "¡Por mi culpa!".
No le ha quedado nada por hacer de todo lo que ha querido, ni culpa a nadie de las desgracias que haya podido pasar. "Me echo la culpa a mí", dijo la cantante, gran admiradora de los poetas Pablo Neruda y Federico García Lorca.
Preguntada por cómo ve a México en el año en el que cumple 200 años del inicio de su Independencia, respondió que lo siente como "un gigante dormido" que no acaba de reconocer del todo.
"Así veo yo a México, como el gigante dormido, esperando que se vayan todos estos...", añadió la artista.
"Estoy un poco destanteada... el lenguaje, la música (actuales), no está México en eso", lamentó sobre una nación "que tiene un color de identidad precioso, como dicen los poetas".
De las voces contemporáneas, eligió a Alejandro Fernández, "El potrillo", uno de los ídolos del país, que conjuga el pop y la tradición mexicana en sus canciones. Antes, no obstante, le caía mal, aseguró.
"Lo veía muy presumido, pero no es tal, es muy sencillo", reveló. El cambio de parecer se suscitó después de que coincidieran en una entrega de premios.
Con el padre de Alejandro, Vicente Fernández, leyenda viviente de la ranchera, dijo no tener trato. "A 'Don Chente' no lo he tratado mucho, como que no nos caemos bien", apuntó.
Tuvo palabras de elogio para Juan Gabriel, otra de las grandes voces de Hispanoamérica, al que calificó como el único compositor mexicano vivo que sabe cómo escribir una buena canción.
Chavela escucha también con gusto al "Sol de México", Luis Miguel. Entre las voces femeninas destacó a Eugenia León y a su protegida Lila Downs, a la que ha tildado repetidamente como una de sus posible sucesoras y con quien mantiene una gran amistad.
La cantante nació en Costa Rica, pero vive en México desde su adolescencia. A lo largo de las décadas su voz se ha convertido en una referencia para la música de América Latina.
Gran parte de los temas de los más destacados compositores mexicanos -como José Alfredo Jiménez- se han hecho inmortales en su voz: "Paloma negra", "Las ciudades", "Las simples cosas", entre otros.
También se convirtió en una figura popular que se codeaba con personajes como la pintora Frida Kahlo y el muralista Diego Rivera y que descendió a los infiernos del alcoholismo.
"De cantante a borracha", recordó hoy, para aclarar que "va para quince años" sin tomar una copa. Sus amigos "podría contarlos con los dedos de la mano, y de sobra", dijo. Entre ellos, no se olvidó de sus cómplices españoles, el director de cine Pedro Almodóvar y el cantautor Joaquín Sabina.
Aunque se retiró de los escenarios en 2006, Chavela volvió dos años después para un concierto, que no pudo acabar por razón de salud, pero en el que dio el do de pecho cerca de 70 minutos.
Ha hecho varias apariciones públicas cuando su salud así se lo ha permitido. El viernes participará en un concierto de la argentina la Negra Chagra, en la capital, junto a una artista invitada que no quiso desvelar.
Al día siguiente, estará en la Feria del Libro de la Ciudad de México, para hablar del libro sobre su vida que publicó hace un año, "Las verdades de Chavela".
fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario