www.arielbuttini.com.ar

martes, 29 de diciembre de 2009

George Michael regala a su público por la web "December song"

Ni las drogas ni sus tropiezos con la policía, ni siquiera la falta de disco original en años, mermaron el amor que el público le tiene al cantante británico George Michael.

Afuera, el cielo plomizo se acerca.

Se parece mucho a la lluvia vespertina de un invierno típico en el norte de Londres.

En el interior, sin embargo, el humor de Michael es cálido.

El cantante está sentado en una silla de piel, en su oficina, y sirve con delicadeza una taza de té.

Hay muchas razones por las que el intérprete británico, nacido el 25 de junio de 1963, debe de estar contento, la primera de ellas es que la Navidad es su época favorita del año.

Por ello, quiso complacer a sus fans con una nueva versión de la balada nostálgica titulada "December song", que regala vía su página de internet.

A lo anterior se suma la publicación de "Live in London", un DVD y Blu-Ray que recoge el último de los dos conciertos que el artista ofreció el 24 y 25 de agosto de 2008 en el Earls Court Arena de Londres, cerrando la gira 25 live tour, con la que celebraba 25 años de carrera.

Y por si fuera poco, el músico regresará a Australia a principios de 2010 para hacer una serie de presentaciones por las principales ciudades del continente, el cual no ha visitado desde sus días con Wham!.

Aunque en programas británicos como el show del inefable Jonathan Ross o la desopilante serie Little britain, tomen en broma al pobre George por sus encuentros de sexo casual en los parques de Londres o sus archidifundidos tropiezos con la policía que a menudo lo encuentra drogado en alguna calle oscura de la ciudad, lo cierto es que la fama de Michael no decrece.

A pesar que desde 2004, con "Patience" no haya alumbrado ningún álbum con material original, su público sigue esperándolo con ansiedad.

Él, a cambio, ofrece en la actualidad una imagen más grande y más fuerte que en años anteriores.

Sigue consumiendo marihuana, aunque no los 25 cigarrillos diarios que llegó a fumar en épocas más desastrosas."En aquellos días probablemente estuviera más colocado.

Vivía sobre una combinación equilibrada de Starbucks y marihuana", le confesó a un periodista del diario español El Mundo.

"Ahora me fumo unos siete u ocho al día", dijo.

Para el cantante, su última gira y el DVD representan la culminación de una fase de su carrera, aunque no está dispuesto a decir dónde empieza la nueva.

Lo único que declara es que los álbumes son cosas del pasado y que ahora hay que trabajar para un mercado que escucha canciones, no discos.

El artista de 46 años logró pisar el camino del estrellato en 1981, como la mitad del dúo pop Wham!, que conformaba con su antiguo compañero de colegio, Andrew Ridgeley.

Con su increíble voz meliflua y su carismática presencia, George logró refrescar la lista de popularidad de las canciones pop de esa época.

Y, a juzgar por su DVD Live in London, también puede ser el más ingenioso y más autocrítico.

Después de todo, ¿cuántas megaestrellas se toman con tan buen humor el que se les niegue la entrada a su propio concierto? "Ja, ja, ja, cada vez que pienso en esa escena, no paro de reírme", dice en entrevista.

"Y lo genial es que fue capturado en el video, ¿lo viste?", pregunta, haciendo referencia a un momento en el especial "detrás de cámaras", incluido en su citado DVD.

La toma muestra a George Michael en su auto lidiando con la enorme fila de autos para entrar al inmueble en el que daría su último concierto de la gira, y a un celoso vigilante negándole la entrada al pensar que se trataba de un "farsante" y no el intérprete de "Faith" y "I want your sex".

En su época de mayor esplendor, su cabello era tan pintoresco.

"Ahora no me crece mucho", dice refiriéndose a su atractivo estilo de capas de los 80.

Incluso acepta que se reprocha a sí mismo su afán por querer cambiar su imagen al usar el cabello largo y liso.

"Cuando me veo a mí mismo, ¡me estremezco! Quería tener una melena rubia larga y lisa, porque no quería ser yo mismo".

Se decía que en los 80 la princesa Diana y George Michael compartían peluquero.

Ay, Michael; ay, George Michael ha echado el ojo a algunas nuevas estrellas en el firmamento, y dos, en particular, cuyas canciones le hacen subir el volumen a su radio: Amy Winehouse y Lady Gaga.

"En mi opinión, Amy Winehouse es probablemente la mejor cantante y compositora que ha dado Inglaterra en los últimos años.

Y Lady Gaga tiene toda mi atención -dice-.

Ella es una compositora muy original, y un paquete global único".

Hace unos días, los amigos de George Michael declararon estar preocupados por su estado físico y anímico, según afirmó David Furnish, el marido de Elton John.

En una entrevista a la BBC, Furnish declaró que son muchos los amigos comunes que "nos llaman y nos dicen que tenemos que hacer algo, porque George está en una mala situación.

Nos dicen que están preocupados por su salud, por su estado mental y por su estado de ánimo, y dado que Elton ha pasado por ahí y lleva viviendo sobrio los últimos 19 años, quizá está en la mejor posición para ayudarlo", agregó.

"Deberían cerrar la boca y continuar con su vida en lugar de preocuparse por mí", dijo George Michael al Guardian's Weekend.

"Elton no será feliz hasta que llame a su puerta en medio de la noche diciendo: por favor, ayúdame.

Llévame a rehabilitación.

Y eso no va a ocurrir", afirmó.

fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario